El oscuro borde de la luz III

(fotos y microrrelatos)

Auto de fe

with 2 comments

 

.

.

Auto de fe

No te lleves la luz de la luna, ahí desnuda en la oscuridad de la noche. Esa luz muerde la piel y quebranta el destino. Te acordarás de mí y de las cosejas cuando veas crecer la bubas alredodor de tus senos y te palpes y no encuentres tu cuerpo. Cuídate, sobre todo, de los cuartos de luna que es luz torcida o te volverá lunática y mirarás con pupílas de gato y empezarás a dar vueltas a media noche y los mozos no querrán yacer contigo porque se habrá corrido la voz de que dejas a los hombres yertos. Para entonces te habrás convertido en la coruja que siempre has querido ser y habrás notado cómo te empiezan a crecer los huesos de la espalda y te arderán las verijas de lubricidad y tendrás tratos con el diablo y los niños saldrán corriendo cuando te vean, hasta que venga el carro del Santo Oficio a prenderte y salgas vestida de sambenito y capirote camino de las llamas.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Anuncios

Written by Juan Yanes

10 de noviembre de 2012 a 22:38

Publicado en Sin categoría

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. ¡Jo! ¡pues vaya! la fotografía tan bonita y el final que le vaticinas a la muchacha.

    Besitos

    Elysa

    12 de noviembre de 2012 at 0:33

  2. Sí, me parece que me he pasado… Lo tendré en cuenta. Pero antes era así, las mujeres libres de verdad, terminaban en la hoguera.

    Juan Yanes

    12 de noviembre de 2012 at 0:50


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: