El oscuro borde de la luz III

(fotos y microrrelatos)

Eran otros tiempos

with 2 comments

.

.

Eran otros tiempos

Subía a cubierta y me ponía a barlovento para que me diera el aire en la cara. En el camarote no se podía ni respirar por el olor a gasoil y a los vómitos de la gente. Veníamos de noche, en aquellos correillos, que eran como cascarones de nueces y la mar hacía con ellos lo que le daba la gana. Los botaba para arriba y luego los lanzaba para abajo y el océano abría sus fauces y veíamos brillar los ojos de los monstruos y el lomo de las serpientes marinas. Ocho horas cabeceando, ¿sabe usted lo que es eso? Yo traía mis libros y la ropa en un atillo, venía a estudiar magisterio. Pero lo más importante era el colchón. Me traía a cuestas el colchón, porque a los estudiantes nos alquilaban las habitaciones con derecho a cama pero sin colchón. Eran otros tiempos.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

Anuncios

Written by Juan Yanes

21 de noviembre de 2012 a 13:15

Publicado en Sin categoría

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. ¡Toma ya, y yo pensando que era piche!
    La culpa es del correíllo, que mucho que mareo.
    🙂 🙂 🙂

    virgi

    21 de noviembre de 2012 at 21:29

    • No, no. No es piche. Bueno la foto está oscurecida, pero fue un día con una luz rarísima que parecía plata y el mar picado.

      Juan Yanes

      22 de noviembre de 2012 at 21:32


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: