El oscuro borde de la luz III

(fotos y microrrelatos)

Archive for mayo 2013

Mi tierra lava

with 2 comments

OLYMPUS DIGITAL CAMERA.

.

Mi tierra lava

Juan Yanes

.

Mi tierra es como un papel de lija mojado por el agua del mar. Es rasposa y empinada. No tiene sombrero, mi tierra. Está hecha de lava y de luz, está llena de huecos y aristas de obsidiana negra, del negro más negro de todos los negros y escupe basaltos que parten el aire en todas las direcciones del aire. Pero es linda y en ella pastan las delicadas aulagas y trotan por el cielo las hubaras.

.

.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA.

.

La lava está recién solidificada, y sus bordes cortan y brillan todavía. La lava está viva porque es la sangre lenta de la tierra que busca el fondo de los océanos y el lecho de los mares y ahora sube y se encarama en los riscos y se aupa sobre las altísimas montañas y luego se precipita por las degolladas. Mi tierra es piedra roja que hierve y borbotea y luego se vuelve roca otra vez, una y mil veces y se abre en cientos de bocas grandes, pequeñas, medianas, ínfimas bocas o cráteres o burbujitas o lavas cordadas o filamentos o capilares o dedos, o tubos volcánicos que la atraviesan en mil direcciones como si fera un queso gruyer. Es linda.

.

.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA.

.

¡Es verdad, no me había fijado! Esta tierra no tiene puertas ni ventanas, está a la intemperie, abierta y siempre duerme al raso con un pie en el horizonte de la rosa de los vientos para que no se le escape. Es agria también mi tierra, como el Martini extraseco de los surrealistas. También es dulce mi tierra como la caña del ingenio que llevan al trapiche. Es dulce como un pirulín. Tiene mucha pose mi tierra negra y verde, más verde que el olivino más verde. Y tiene olor, el olor de la incesante pleamar que la penetra. Siempre fue linda esta tierra, hasta que la rompieron. ¡Charco, cajita de piedras, agüita, lava, rapadura, terrón de azúcar morena, islita mía muerta!

.

.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA.

..

.

Este texto ha sido publicado en Alquimia de la Tierra, antología de Santiago Aguaded, Dante Medina y Sarah Schnabel (Servicio de Publicaciones Universidad de Huelva y Ediciones del Lirio, 2013, Huelva, España, pág. 407).

.

.

.

.

.

.

Anuncios

Written by Juan Yanes

31 de mayo de 2013 at 19:50

Publicado en Sin categoría

Resarcimiento

with 4 comments

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

.

.

Resarcimiento

 

Distinguida Señorita:

Le ruego que me devuelva, a vuelta de correo, los besos que le di desde el 5 de enero de 1971 al 12 de septiembre de 1975. Si no es demasiada molestia, me gustaría que me los enviara en orden inverso a su intensidad. Puede prescindir de aquellos que, por cualquier causa, se hayan deteriorado o carezcan de interés. Los necesito con urgencia.

S. S. S. Q. B. S. M.

Ambrosio

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Written by Juan Yanes

28 de mayo de 2013 at 21:28

Publicado en Sin categoría

¡Al rico helado mantecado!

with 4 comments

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

.
.

¡Al rico helado mantecado!

Que decepción tan grande cuando nos enteramos de que en el cielo no se comían helados mantecados, sino que la cosa era más bien de tipo platónico y consistía en estar sentados sobre una nube con los brazos cruzados mirando a Dios todo el santo día.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

.

Written by Juan Yanes

26 de mayo de 2013 at 10:57

Publicado en Sin categoría

La terre est bleue comme une orange

leave a comment »

juan yanes- contraste---.

.

.

La terre est bleue comme une orange

 Yo tuve dos profesores de dibujo. Uno era neorousseauniano y el otro ultrapiagetano. El neorousseauniano me animaba a que fuera creativo y libre y a que viera árboles azules por todos lados, y ¿por qué no?, cielos amarillos intensísimos, infinitos y homogéneos, como si fueran pinturas chinas de colores planos. Y entonces me recitaba aquel verso de Paul Eluard, «La terre est bleue comme une orange» y yo me quedaba flipando medio turulato y me ponía a cantar el «Yellow Submarine» y me pasaba el día viendo colorines por todos lados como si tuviera encima un colocón. El otro profesor de dibujo era ultrapiagetano y me decía todo lo contrario, que no existían los árboles azules, ni los cielos amarillos y que me dejara de pamplinas y me ciñera al principio de realidad. Tenía que ser capaz de representar simbólicamente las cosas sin cambiarlas a mi antojo. Entonces me citaba como argumento de autoridad a Kant y me decía con la voz atiplada: «Graba en tu ánimo aquel aserto inolvidable del maestro, que dice: ‘No puedes ir más allá de la experiencia’». Kant era mucho Kant. Kant era casi como Dios y no podía equivocarse. Yo oía la voz de Kant en mis oídos: «No puedes manejar el mundo caprichosamente. Tienes que escuchar, tienes que mirar y verlo tal y como es». Yo me quedaba en un estado de ánimo peripatético, hecho polvo y el ultrapiagetiano, seguía: «Hay que aplicar las razón a todos los órdenes de la vida, al conocimiento, a la moral y los principios estéticos, a la vida misma». Claro, llegó un momento en el que se me fundieron los plomos. Pero así, totalmente. Los profes de dibujo me crearon un conflicto cognitivo tan morrocotudo que nunca más he vuelto a levantar cabeza. Tengo lo que los psiquiatras llaman el síndrome NHST, una enfermedad mental imaginaria incurable. Pienso demandar al Ministerio de Educación, al Sistema Educativo en general, a alguna de las 375 Consejería de Educación que hay en el país, a Rousseau y a Pieget, a ver qué pasa. Con los niños no se juega.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

.

Written by Juan Yanes

24 de mayo de 2013 at 15:23

Publicado en Sin categoría

Memoria del fusilado

with 2 comments

.OLYMPUS DIGITAL CAMERA

.

.

Memoria del fusilado

Entonces, muertos como estábamos, tirados en la cuneta, mordíamos las raíces de la hierba para tener la certeza de estar enterrados cerca de casa.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

.

Written by Juan Yanes

21 de mayo de 2013 at 23:47

Publicado en Sin categoría

La percepción del tiempo

with 4 comments

OLYMPUS DIGITAL CAMERA.

.

.

La percepción del tiempo

Le angustia mirar el reloj. El reloj es consciente de esa angustia y se para, para que él no sufra. Al pararse el reloj, el tiempo se detiene. Pero no hay más paraísos que los paraísos perdidos y entonces el reloj, compasivo, vuelve a marcar la huída de las horas.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

.

Written by Juan Yanes

19 de mayo de 2013 at 10:28

Publicado en Sin categoría

Teoría del condicionamiento operante

leave a comment »

OLYMPUS DIGITAL CAMERA.

.

.

Teoría del condicionamiento operante

Si a mí de pequeño me hubieran dado de comer todos los días sandía en un plato como éste, hubiera aprendido a tocar el piano en un periquete. Pero como mis padres no sabían nada de psicología conductista, me fastidié.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

.

Written by Juan Yanes

16 de mayo de 2013 at 1:01

Publicado en Sin categoría