El oscuro borde de la luz III

(fotos y microrrelatos)

El niño marxista leninista

with 8 comments

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

.

.

El niño marxista leninista

 

Siempre que veo arena pienso en la ansiedad que me metían en el cuerpo aquellos curas despiadados e inflexibles que me daban clase y que se reían del número de granos de arena en comparación con el tiempo de la eternidad: “Pues después de haber contado toda la arena del desierto, de todos los desiertos del universo mundo, decían, la eternidad aún no habría comenzado, ¡imagínense cómo es la eternidad!”. Yo me quedaba como si estuviera cruzando un abismo sobre una cuerda, atónito y confundido y prefería que me tragase la tierra. Me daban ganas de desaparecer antes que tener que empezar a contar los infinitos granos de arena del universo.

De adolescente la cosa cambió. Tuve la suerte de topar, en el instituto, con un maestro manso y reflexivo que me decía que los granos de arena, a pesar de los miles de millones que existen, tienen la propiedad de que todos son iguales y que todos son, a la vez, distintos. Y yo le decía, vamos a ver maestro, repítame eso que acaba de decir, por favor, que me deja medio atortolinado. Y él repetía y repetía: Que todos son equiparables, pero diferentes y únicos. La posibilidad de que una cosa pudiera ser algo y lo contrario de manera simultánea, me producía también vértigo, pero sobre todo una especie de estallido en el cerebro, como si hubiera descubierto la pólvora o la primera ley de la termodinámica.

Ya por entonces me había convertido yo al marxismo ortodoxo, más ortodoxo que imaginarse pueda, y descubría que para avanzar algo en esa ciencia y para que te respetaran un poco, tenías que colocar el adjetivo “dialéctico”, una o dos veces en cada frase de cualquier disertación, estuvieras hablando del diablo de Maxwell, del logaritmo neperiano del número “e” o del huevo de Colón. ¡Había descubierto la dialéctica, la negación de la negación de la negación! Ahora pienso: claro, a lo mejor es que yo fui un niño marxista prematuro y no me había enterado. Mayores cosas se ha visto y no ha pasado nada. Pero empezó a correrse la fama y empezaron a visitarme como si yo fuera un monstruo de feria (marxista, claro). Cuando me preguntaban qué significaba la dialéctica, les decía que era como la arena del desierto, toda igual y toda diferente. O sea, concluía yo como si fuera un verdadero marxista sietemesino insoportable: la dialéctica es como la vida, como la historia, como la lucha de clase, o sea, la negación de la negación ¡carajo! Creo que a alguno lo dejaba medio abismados. Sin embargo, yo me quedaba más fresco que una lechuga.

Juan Yanes

.

.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Anuncios

Written by Juan Yanes

6 de septiembre de 2013 a 23:13

Publicado en Sin categoría

8 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. bueno, pues después de leerlo comprendo que se quedaran patidifusos y tú más fresco que una lechuga.
    A mí siempre me ha costado entender la contradicción de los conceptos. Pero el relato me ha gustado mucho, que es lo importante.
    Un abrazo

    Elena Casero

    7 de septiembre de 2013 at 11:30

    • Hola Elena, gracias por tu comentario… A mí, menos mal que se me ha olvidado todo eso de la dialéctica, el maldito Hegel y el joven Marx. A estas alturas de la película me contento con que no me vendan la moto. Menos mal que no le han dado los Juegos Olímpicos a España, porque hubieramos tenido Botella para rato, verguenza ajena de verla hablar inglés. Dios, qué cruz. Los peperos se hubieran puesto más insoportables de lo que están… La dialéctica mía es saber que tengo 65 años y que voy a todas las manis del 15M. Un saludo afectuoso.

      Juan Yanes

      8 de septiembre de 2013 at 1:07

  2. Me hubiese encantado, para hacer este comentario, tomar la punta por la palabra dialéctica y mostrar y demostrar unos conocimientos filosóficos de los que carezco absolutamente. (Podría, sí, hablar algo del huevo de Cólón, pero ya no me luciría tanto). Debo conformarme entonces con dejar constancia de la sonrisa que de estas palabras tuyas me llevo.

    Patricia Nasello

    7 de septiembre de 2013 at 15:21

    • Tambien tengo un cuentillo por ahí que se llama El perfecto niño franquista… porque desgraciadamente en el colegio de curas que yo estudié, además de hacer terrorismo ideológico con nosotros y hacer que hoy seamos todos unos descreidos (eso sí se lo tengo que agradecer), nos inculcaban todos los principios del fascismo… Por ejemplo yo puedo cantar todas las canciones fascistas de la dictadura… Nunca fui un niño marxista, claro. Empezamos a oír hablar de marxismo en la Universidad… todos los profes eran rojos, rojísimos… tenían barba y fumaban en pipa, como Sartre cuando se hizo prochino…

      Juan Yanes

      8 de septiembre de 2013 at 0:56

  3. ¡Cuánta dialéctica de la que oí hablar a gente que ahora son más burgueses que aquellos de los que Marx decía algo como “la horrible clase media”!
    Mira Juan, eres un manantial inagotable.

    virgi

    7 de septiembre de 2013 at 16:53

    • Pero todo eso son mentiras… Sí recuerdo, pero ya en la universidad, que teníamos muchos profes marxistas y todos hablaban de dialéctico hasta por los codos y yo que también quería ser marxista, no sabía muy bien hablar desde un punto de vista dialéctico…

      Juan Yanes

      8 de septiembre de 2013 at 0:43

  4. Qué buen regreso encontrarme este relato sobre el dialéctico San Agustín combinado con Hegel y la madre que nos parió.

    Confusio Segundo Nán

    13 de septiembre de 2013 at 15:57

    • ¡Hola Nán! Qué alegría verte por aquí…. Todo había que analizarlo desde un punto de vista dialéctico y recuerdo que había gente realmente imaginativa que hablaba y hablaba, supongo que desde un punto de vista dialéctico, o simplemente eran unos charlatanes. Yo lo pasé muy mal porque a mí la dialéctica no se me daba.

      Juan Yanes

      14 de septiembre de 2013 at 8:54


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: