El oscuro borde de la luz III

(fotos y microrrelatos)

Domus aurea

with 2 comments

OLYMPUS DIGITAL CAMERA.

.

.

.

Domus aurea

A los reyes, a los emperadores, a los zares, les ha gustado siempre el relumbrón, el pintar, por ejemplo, las estatuas de dorado y desde que te descuidas un poco, las columnas y los pináculos y las verjas, y las cúpulas, y los mismísimos cimborrios. ¡Qué manía ésta tan aurífera y superferolítica de ver la vida! Media Europa está llena de estas cursilerías. El Zar, Pedro el Grande, por poner otro ejemplo, que no era tonto, aunque se burlaban de él porque era muy grande de cuerpo y minúsculo de cabeza, construyó el Peterhof, que aparece en las fotos, un palacio a las afueras de San Petersburgo, con fuentes y jardines a porillo como si fuera el mismísimo Versalles, que no son nadie los franchutes a la hora de poner dorados por todos sitios. Pedro el Grande también fue el artífice de la bellísima ciudad de San Petersburgo, o sea, que le puso su nombre a la ciudad, que para eso era el que mandaba. Construyó el Palacio de Invierno para que los bolcheviques lo tomaran el 24 de octubre de 1917 y lo convirtieran en un museo maravilloso para el proletariado internacional y para el proletariado de la casa, un detalle por su parte. San Petersburgo, soportó casi tres años de asedio nazi, con bombardeos diarios y el corte de suministros que hizo morir de hambre y de frio a un millón y medio de sus habitantes. En este asedio, como no podía ser menos, estuvieron presentes los soldados la División Azul española que mandó Franco para ayudar a Hitler a matar rojos y a la que el actual ministro del interior del PP, un tal Sr. Fernández ha premiado con un diploma, entregado en mayo pasado, a miembros de la Hermandad de Combatientes de la División Azul. Lo que supongo yo que además de un delito, es un esperpento y un desdoro, como casi toda nuestra historia…

Y por ahí pintando las estatuas de dorado, como si esto fuera Jauja.

Juan Yanes

.

.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Anuncios

Written by Juan Yanes

9 de septiembre de 2013 a 0:11

Publicado en Sin categoría

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Los latinoamericanos no somos menos a la hora de contar pavadas en nuestras clases de historia y según quien gobierne será el historiador que se lea, Del mismo modo procedemos con las estatuas: las vamos corriendo del centro de la plaza al peor lugar según los vientos que soplen. Premiamos a los asesinos con nombres de calles mientras cantamos el himno nacional a todo pulmón. Si no estamos en Jauja, entonces dónde?

    Patricia Nasello

    9 de septiembre de 2013 at 14:30

  2. La cuestión es que los simbolos fascistas, los nombres, la apología de todo ese mundo oscuro está en los códigos penales de casi todos los países como un delito… En todos, en todos, no. En españa no está. Una verguenza. No está penado el “negacionismo” de los judíos, ni de los curdos…

    Juan Yanes

    15 de septiembre de 2013 at 0:03


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: