El oscuro borde de la luz III

(fotos y microrrelatos)

Santa Cruz me mata (II)

leave a comment »

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

.

.

.

Santa Cruz me mata (II)

Yo antes iba por la ciudad como un tonto, con los ojos abiertos como platos, tragándomelo todo. Pero esa ciudad ya no está, se ha ido. Ya es sólo una ciudad de la imaginación y del recuerdo. La ciudad que tengo dentro no tiene nada que ver con ésta que veo ahora. Ésta que veo ahora, me dicen, es una ciudad moderna fruto del desarrollo económico de bla, bla, bla, pero para mí, no es más que el resultado de la megalomanía de un puñado de seres minúsculos a los que sólo les gusta aparentar. La ciudad que se han sacado de la chistera es pretenciosa y miserable, como ellos. Su estolidez se nota por el tipo de farolas y bombillas que ponen por todas las esquinas. Se nota porque tienen las neuronas llenas de cemento, pero nunca hablan del cemento sino que hablan de “sostenibilidad” y “medioambiental”. Cada dos frases que pronuncian en público dicen media docena de veces alguna de esas dos palabras. Su estolidez se nota también por los nombres que le ponen a las cosas, como por ejemplo, en lugar de llamar a la terminal de guaguas, Terminal de Guaguas, le ponen el nombre de “¡¡¡INTERCAMBIADOR!!!”. ¿Intercabiador de qué, oiga? ¡Tiene que haber algún asesor o asesora que haya cobrado medio millón de euros por ese hallazgo lingüístico, conceptual y comunicacional, sin precedentes en la historia municipal y espesa de la ciudad! Les gusta también mucho hablar de “Mobiliario urbano”, para referirse a los bancos y a las papeleras. En fin, una desgracia. Esta ciudad moderna de hoy se parece a miles de ciudades, todas iguales, derramadas por el planeta que mantienen la diferencia brutal entre ricos y pobres. Basta darse una vuelta por los suburbios (nombre proscrito de su vocabulario por el paternalista, “barrios”) para darse cuenta de que están construidos para esconder la pobreza y reproducir las condiciones de marginación que la produce. Estos mismos seres diminutos y malignos que diseñan las ciudades, que deciden cómo va a ser el paisaje urbano, son, por otra parte, los que construyen esos edificios iguales al resto de los esdificios del mundo y además son los dueños del suelo sobre el que se edifican… Esta ciudad no la quiero. Te la regalo. Solo sirve para tirarla al cubo de la basura porque apesta. Yo sueño con una ciudad verde que sea un espacio público democrático.

Juan Yanes

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

Anuncios

Written by Juan Yanes

13 de octubre de 2013 a 12:37

Publicado en Sin categoría

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: